¿Qué es la exclusividad en el sector inmobiliario?

El contrato de exclusividad inmobiliaria se refiere a un acuerdo formalizado entre los vendedores de una propiedad y una agencia inmobiliaria con el que se ceden de manera exclusiva los derechos de venta del inmueble a la agencia durante un periodo de tiempo.

Con este, también se especifican el precio de la propiedad, los honorarios correspondientes para la agencia y la duración de la exclusividad. La agencia y el agente en cuestión tienen que comprometerse a su vez a mantener una promoción activa del inmueble para lograr que su venta sea lo más rápida posible. 

La exclusiva compartida

Se diferencia de una exclusividad a secas en que las inmobiliarias que trabajan con ella pueden, a su vez, difundir con otras agencias asociadas todas sus captaciones, respetando el precio, los tiempos y la compartición de honorarios. Gracias a este método se puede llegar a reducir el tiempo de venta hasta la mitad, se le ofrecen mejores resultados a los propietarios y los compradores tienen más fácil la ubicación preferible para sus necesidades, un precio adecuado y una conservación del inmueble que se adapte a sus perfiles. 

Creencias erróneas

  • La agencia es la única que se beneficia del contrato: los clientes se favorecen de una venta en menos tiempo, un precio ajustado, la experiencia de los agentes, el acompañamiento de expertos durante todo el proceso de la compraventa y todos los servicios de la oficina.
  • Hay menos competencia con la exclusividad: la competencia es real y hay más propiedades en venta que compradores, por lo que el inmueble debe destacarse entre el resto, lo más importante es que este se encuentre ajustado al mercado.
  • Hay agencias que no tienen exclusiva: las agencias que se dedican a la gestión de inmuebles sin exclusividad suelen tener miedo al rechazo, piensan que tener muchas propiedades es mejor, y acaban gestionando demasiadas propiedades, careciendo de recursos suficientes.
  • El contrato en exclusiva no puede anularse: por una parte, una vez caducada puede no renovarse y, por otra, se puede solicitar una anulación del contrato por incumplimiento si se presentan quejas. 
  • Tener la propiedad en diferentes agencias facilita las visitas: el comprador siempre va a realizar ofertas a todas las agencias que tengan la propiedad en cartera, por lo que al final el valor de esta se perderá y la parte vendedora saldrá perdiendo. Con la exclusiva, la negociación gana poder y requiere del diálogo para conseguir un acuerdo en el que ambas partes salgan ganando. 

La captación en exclusiva requiere una estrategia promocional que incluye marketing inmobiliario. 

Una vez se conseguido contactar con un posible cliente vendedor, se debe realizar una primera entrevista personal en la que se le explica lo siguiente:

  • En qué consiste la exclusiva compartida y por qué debe firmarla
  • Cómo se trabaja para realizar una valoración de su propiedad lo más acertada al mercado
  • Cuál es el público con más probabilidad de interesarse por el inmueble
  • Cómo tiene que prepararse la propiedad para las fotos y las visitas
  • Qué compromisos se esperan por ambas partes

Además, se le presenta un dossier de presentación o comercialización, un material visual que les permite a los clientes conocer más sobre la oficina, la marca y el agente con el que van a trabajar. 

Ventajas de la exclusividad inmobiliaria 

  1. Menor tiempo de

El plazo de venta de una vivienda, cuando se lleva a cabo a través de la firma de un contrato de exclusividad con una agencia, oscila entre los dos y los seis meses.

Este periodo depende de diversos factores, como la zona en la que se ubique el inmueble, sus características, el interés en la comercialización, la inversión o el nivel de demanda que exista en ese momento.

Sin embargo, está comprobado que el plazo de venta se ve reducido si existe exclusividad con una agencia inmobiliaria. En concreto, ello se debe a que “las posibilidades de venta aumentan”, ya que la agilidad de los agentes inmobiliarios en exclusiva “es total”, en contra de lo que sucede cuando existe un contrato sin exclusiva o se decide vender la vivienda de forma particular.

  1. Mejor precio por la vivienda

El precio que se consiga por la venta de una vivienda depende de la promoción que se haga del inmueble, además del home staging de la vivienda. No obstante, la exclusividad con una agencia inmobiliaria garantiza que la vivienda se oferta a un único precio en el mercado, lo que supone una mayor claridad y máxima transparencia para los compradores.

En este sentido, un contrato en exclusiva conlleva para la agencia un “gran alto grado de responsabilidad”, por lo que este “siempre tratará de conseguir el mejor resultado para sus vendedores y, por lo tanto, el mejor precio posible”. “En este sentido, el agente se convierte en representante de la parte vendedora y en defensor de sus intereses”.

  1. Garantía y seguridad

Los contratos en exclusiva están enfocados a proteger los intereses de la venta, por lo que, para garantizar y otorgar seguridad, el agente inmobiliario responsable del mismo ha de conocer la propiedad con detalle, tanto sus características como sus cargas o situación legal. Del mismo modo, la agencia deberá “documentarse primero y asesorar después respecto a precio, mercado, tendencia, competencia, servicios que ofrece, honorarios de la gestión” y, sobre todo, de las responsabilidades y obligaciones acordadas.

En esta línea, el contrato que se firme debe fijar el tiempo de la duración de la exclusiva y reflejar en qué condiciones la agencia gestionará la visibilidad del producto inmobiliario en venta, en dicho documento debe concretarse los detalles, “desde el precio establecido para la venta, como la forma de pago, la disposición de cédula de habitabilidad o el certificado de eficiencia energética”.

  1. Filtro de clientes

Otra de las potencialidades de la venta a través de un contrato en exclusiva con una agencia inmobiliaria viene del lado de los clientes que llegan a ver la vivienda, “al trabajar en exclusiva y ofrecer más servicios” la agencia se debe al vendedor y a una “exhaustiva calificación del cliente comprador”. “Con un contrato en exclusiva no se pierde el tiempo en salir con cualquier cliente que quiere ver viviendas, sino que solamente se hace con aquellos que tienen posibilidades reales de compra y que tienen la capacidad financiera necesaria.

Del mismo modo, el trabajo en exclusiva conlleva la existencia de un solo interlocutor o un único representante trabajando para la parte vendedora,  existiendo un grado de especialización en los inmuebles del agente inmobiliario. Dicha cualidad, “ayuda a llegar más fácilmente a un acuerdo entre las partes”, puesto que el agente inmobiliario “sabe qué servicios ofrecer para desmarcarse del resto”.

  1. Mayor difusión y exposición

El agente inmobiliario es un profesional implicado que busca que la vivienda se venda en las mejores condiciones posibles. De ahí que trabaje en detalle, ofreciendo a los clientes tecnología punta y de vanguardia en sus servicios, no deja de invertir y pensar cómo conseguir resultados” de impacto en el ámbito de anuncio y exposición del inmueble.

En paralelo, contar con un contrato en exclusiva con una agencia inmobiliaria hace ganar en calidad informativa al vendedor, pues estos profesionales se encargan de que la información “llegue con detalle no solamente a los compradores”. 

  1. Confianza en la agencia

En paralelo, la cesión de la venta en exclusiva de una vivienda a una agencia inmobiliaria supone para el vendedor establecer una relación de confianza hacia la agencia, en la que se defienda, por encima de todo, los intereses del vendedor, de forma objetiva y rigurosa para obtener para ellos, el mejor resultado posible. 

Ventajas de contratar en exclusiva compartida con una inmobiliaria

Ventajas de contratar en exclusiva compartida con una inmobiliaria

¿Conoces las múltiples ventajas que te proporciona hacer un contrato en exclusiva compartida con una inmobiliaria para vender tu piso? 

Ahora te explicaremos qué es y qué ventajas aporta firmar un contrato de exclusiva compartida.

¿Qué es un contrato de exclusiva compartida?

La diferencia de un contrato en exclusiva compartida frente a uno en exclusiva es que en el primero el propietario del inmueble autoriza la venta en exclusiva a la inmobiliaria, pero esta está autorizada a pasar la información a las otras inmobiliarias de la MLS (Múltiple Listing Service) a la que pertenece, que podrán vender la propiedad en las mismas condiciones.

El término MLS viene de las siglas Multiple Listing Service. Se trata de una asociación entre agencias inmobiliarias que comparten los inmuebles que han captado en exclusiva, pudiendo así todos las inmobiliarias del grupo vender estas propiedades. Se trata de una compartición ente profesionales de la cartera de inmuebles captados en exclusiva. Las MLS tienen un código deontológico o de conducta que deben aceptar todos sus asociados y que regula el funcionamiento y la colaboración de estos.

Comparar listados

Comparar

Indíquenos su Correo para enviársela